La cláusula suelo es una condición otorgada por los bancos a quienes buscaban préstamos hipotecarios en España, y que actualmente puede que te genere algún tipo de dinero de vuelta ¿Quieres saber cómo reclamar una cláusula suelo pero ni siquiera sabes de qué se trata? A continuación, os explicamos en detalle de qué van estas cláusulas, y cómo afectan a tu préstamo.

Además, te explicaremos cuándo tendrás acceso a cobrar por dicha cláusula, y porqué se trataba de una cláusula abusiva en la que posiblemente caíste.

¿Qué es una cláusula y cómo afecta el interés del préstamo?

Como sabrás, todo tipo de préstamos que recibas, se realizan con ayuda de un contrato. Dichos contratos, suelen ser creados por la propia banca para establecer las condiciones contractuales de dicho préstamo, así como otros factores que afecten a ambas partes.

A este tipo de condiciones, es a lo que llamamos cláusulas. Son esos apartados que fijan la relación contractual, y que según el artículo 1255 del Código Civil, pueden establecer las condiciones, siempre y cuando no vayan en contra de las leyes impuestas por el Estado.

Dicho esto, también tendrás que comprender que las cláusulas establecen igualmente el tipo de interés que establecerá el préstamo. Sea hipotecario, o no.

En sí, los préstamos pueden establecerse de dos tipos. De interés fijo, que consiste en un cálculo basado en una sola tasa, o en interés variable, que como su nombre indica, puede cambiar dependiendo del euribor, que no es más que la media de interés de los bancos más activos en la zona Euro.

¿Qué son las cláusulas suelo y techo?

Ahora bien, cuando el interés es fijo, el mismo no va a cambiar durante toda la fase de vida del préstamo, cosa que cambia mucho cuando se trata de interés variable, y que es justo donde entran las cláusulas suelo y techo.

Esto es porque, el interés variable no tiene una limitación directa. Por ello, es que se aplican cláusulas suelo y techo. Las mismas se crean para asegurarse de que el préstamo presente condiciones que sean favorables para ambas partes, y que no afecte a ninguno de los dos, garantizando así que los intereses no suban ni bajen más de lo que deberían.

Cómo reclamar una cláusula suelo

En simples palabras, la cláusula techo establece un límite superior, mientras que la cláusula suelo, un límite inferior. Por ejemplo, si las cláusulas limitan un techo de 10%, y un suelo de 2%, cualquier porcentaje por encima o por debajo de esas cantidades, no se tomará en cuenta.

Sin embargo, el problema se presenta es cuando el banco impone condiciones de préstamo que no son para nada favorables para el usuario, pero sí para el banco. Pongamos un ejemplo. Digamos que la cláusula suelo se fija en un 3%, mientras que la cláusula techo alcanza un 25%.

Sin duda, es bastante probable que los intereses bajen de un 3% si tomamos en consideración que el mercado puede variar. Pero ¿Un 25%? Ciertamente es poco probable que se alcance ese límite, incluso en las condiciones más extremas.

Es decir, que la banca se estaría asegurando un 3% mínimo de intereses, mientras que las cláusulas techos no protegen para nada al cliente.

Lo peor del caso, es que al menos el que recibe el préstamo, debería estar en condiciones de conocer bien las cláusulas que se le están imponiendo, y para muchos eran letras chinas, mientras que para otros, el contrato simplemente tenía sus «letras pequeñas», lo cual dificultaba el entendimiento, lo que llevó a que más adelante, se reformara la Ley Hipotecaria para que un notario explique el proceso, y sea más comprensible para quien recibe el préstamo.

No obstante, esto fue hasta 2018, dejando muchos de los contratos anteriores en el aire. Y es ahí donde entra la posibilidad de reclamar una cláusula suelo al banco.

¿Quién tiene derecho a reclamar?

Todos aquellos afectados por una cláusula suelo, sin importar si fue en la antigüedad, o actualmente, tienen derecho a reclamar la cláusula suelo y obtener una indemnización por los daños. Sin embargo, aquí lo más difícil es saber si el contrato que hemos firmado tiene o no esta cláusula, ya que no todos los bancos lo llegaron a implementar.

¿Cómo saber si mi contrato tiene cláusula suelo?

En realidad, es bastante complejo, aunque nada del otro mundo. El problema está, en que la mayoría de bancos no pusieron expresamente la frase «cláusula suelo» para referirse a esta condición del crédito, sino que en general, le llaman de otra forma.

Algunos de los nombres que puede llegar a tener sería «limitación a la variabilidad del tipo de interés» o «limitación mínima de interés». Siempre que leas la palabra «límite» junto a intereses, es porque posiblemente se han fijado cláusulas techo y suelo.

Igualmente, también es fácil notar si estás bajo este tipo de cláusulas si los intereses a cobrar por interés variable suelen mantenerse en vez de bajar, ya que el euribor lleva varios años en picada, por lo cual, la tasa de intereses también debería reflejarse en reducción.

Calcular la cláusula suelo

¿Cuánto me corresponde cobrar por la cláusula?

Ahora bien ¿Ya has descubierto si el banco ha abusado en tu contrato? ¡Enhorabuena! Antes de saber cómo reclamar una cláusula suelo, es hora de calcular cuánto deberás cobrar. Recuerda que lo que haremos será obtener aproximados sobre lo que deberás cobrar.

Para no liarnos demasiado, lo que haremos será ingresar a esta calculadora de cláusulas suelo. Aquí vamos a dejar todos los datos que se nos solicitan. Entre ellos, se encuentran la fecha de inicio del préstamo, tasas de interés, duración, capital, etc.

Una vez introducidos todos los datos respectivos (que podemos consultar desde el contrato del préstamo bancario), presionas en el botón calcular, y así obtendremos la información de lo que hemos pagado mes a mes, incluyendo tanto lo que has pagado por cláusula suelo, como los intereses legales que deberá pagarte la banca por tu dinero.

Nosotros hemos calculado un préstamo de ejemplo por 300.000 euros (poco más que un piso en Madrid) con ciertos datos, y esto es lo que nos ha arrojado. Casi 6500 euros entre intereses y cláusula suelo. Una barbaridad cobrada demás de parte de un banco, ya que es casi un 2% demás sobre el capital.

¿Cómo reclamar una cláusula suelo al banco?

Ahora es el momento de contestar cómo reclamar una cláusula suelo. Existen dos formas de realizar una reclamación. Veamos:

Vía extrajudicial

La vía extrajudicial es la principal que se nos ofrece por ley. El banco deberá atender nuestra solicitud para reclamar una cláusula suelo. Este es el mecanismo gratuito, al cual podemos acudir al iniciar una reclamación.

Lo primero será dirigirse a las oficinas del banco donde hayamos realizado la cláusula. En caso de que dicha entidad bancaria no exista, podemos acudir igualmente a la entidad que haya absorbido al banco original.

Una vez hecha la solicitud del trámite, el banco entrará en una fase de negociación, donde se nos podría preguntar si deseamos el dinero en transferencia bancaria, o si queremos algún tipo de servicio o saldar deudas con el banco. Podemos elegir la opción que nos sea más conveniente.

Luego de este proceso, el banco tendrá hasta 3 meses para dar por terminado el proceso. En caso de no culminarlo, y obtener el dinero que te corresponde, puedes poner acciones legales contra el banco para recuperar tu dinero.

Vía judicial

Si la entidad bancaria no pone de su parte en el plazo de 3 meses, corresponde iniciar una demanda. Para ello, podemos contar con un reclamador, despacho de abogados, o alguna asociación de consumidores.

Todo esto, considerando que deberemos pagar honorarios o provisión de fondos, aunque generalmente no se suele pagar nada a menos que la reclamación sea exitosa.

En internet existen muchos de estos reclamadores, de hecho algunos explican cómo reclamar una cláusula suelo. Sin embargo, la opción más económica generalmente suele ser ADICAE (Asociación de Consumidores y Usuarios de Bancos, Cajas, Productos Financieros y de Seguros), donde las consultas previas son totalmente gratuitas.

Además, cuentan con oficinas en casi todo el territorio de España. Puedes acceder a sus datos de contacto a través de esta web.

Ahora ya sabes cómo reclamar una cláúsula suelo. Déjanos en los comentarios cómo ha ido tu proceso.

Deja una respuesta