Cuando nuestros ahorros se quedan cortos, es momento de buscar los requisitos para pedir un préstamo bancario en España. Y es que, es muy común intentar afrontar una compra de elementos que exceden nuestra capacidad de pago a débito.

Para estas ocasiones, como comprar un coche, reformar la casa, pagar los estudios de los chicos, o montar un negocio, el crédito suele ser la mejor forma de comprar devolviendo con el pasar de los meses o de los años.

Sin embargo, no todo es color de rosa. Hay que saber con quién pedir el préstamo, y cómo hacerlo. Además, de tener entendimiento de qué es lo que terminaremos pagando. Son realmente muchos los factores a considerar, y en este artículo, os vamos a guiar sobre todo el proceso, desde el análisis de la institución financiera donde realices el préstamo, hasta otros aspectos como el paso a paso a considerar para obtenerlo. ¡Vamos allá!

Requisitos para pedir un préstamo bancario en España

como pedir un préstamo bancario en españa

Cada banco cuenta con sus propios requisitos para ofrecer un crédito. Sin embargo, en general, los requisitos para pedir un préstamo bancario en España, suelen ser:

  • Ser mayor de edad
  • DNI del solicitante
  • Presupuesto o cotización del elemento por el cual solicitarás el crédito
  • Documento de comprobación de ingresos económicos (como las copias de las nóminas)
  • Contrato de trabajo (copia)
  • Enlace o fines de su patrimonio para la realización del préstamo
  • Recibo de servicios públicos
  • Documento que acredite otros préstamos obtenidos (Opcional)
  • Declaración del IVA o IRPF (Autónomos en algunas ocasiones)

El requisito más importante para la mayoría de instituciones es el nivel de solvencia económica que estés presentando. Por ejemplo, si el crédito otorgado conlleva una obligación de pago de 300 euros al mes, tendrás que demostrar que tienes solvencia para devolver esos 300 euros, sin tener que necesitar dicho dinero.

Además, generalmente los bancos suelen dar prioridad a quienes cuentan con un ingreso estable. Es decir, que si trabajas para una compañía con sueldo fijo, es más probable que consigas el crédito a que si trabajas por comisión, o con un salario de alta variabilidad.

Qué debemos considerar antes de solicitar un préstamo bancario

A continuación, os dejamos las claves más básicas que debemos tener a la mano y considerar antes de solicitar un préstamo:

Puntos básicos a analizar

Capital solicitado

El capital es el monto que vamos a solicitar a la entidad bancaria. Como es de esperar, no todos los bancos cubren todo tipo de montos, y tienen sus propios límites. Por eso, habrá que considerar cuál será el capital a solicitar, y comprobar si al pedir un préstamo bancario en España, podemos cubrir dicho monto.

Interés a pagar

El TAE y el TIN son porcentajes de interés que vamos a pagar junto con el monto solicitado. Obviamente, mientras más bajo sea el porcentaje a pagar, mucho mejor. Y ojito con este apartado, porque legalmente, las leyes de España son un poco ambiguas en cuanto a limitación de intereses se trata, y no es como que protejan demasiado al prestamista.

Puedes toparte con TAE desde el 5%, hasta montos tan absurdos como un 350%. Cuídate principalmente de los «créditos rápidos». Para este tipo de casos, es mejor ir lento pero seguro, que optar por esos créditos que generalmente te arruinan el bolsillo.

Periodo de amortización

El periodo de amortización es el tiempo máximo y mínimo durante el cual iremos saldando nuestra deuda. En general, los periodos de amortización van de la mano con el monto del crédito otorgado, y aunque ciertamente, puede parecer tentador optar por un crédito a largo plazo, ciertamente resulta ser mucho más caro.

Por ejemplo, si pidiésemos un préstamo rápido en el BBVA para reformas, por 3000 euros en un plazo de 2 años, tendríamos que pagar 3368,98 euros en total con intereses. Sin embargo, si aumentásemos el plazo a 2 años y 9 meses, tendríamos que pagar 3473,49 euros, es decir más de 100 euros adicionales.

Lo ideal, es siempre adquirir el plazo de amortización adecuado para nuestras necesidades, y de ser posible, elegir siempre uno que sea pagadero en un plazo corto para evitar tantos intereses.

Comisión de apertura y cancelación

Algunos bancos tienen estas comisiones que presentan un gasto adicional, y que debemos considerar. Así como hay instituciones que las tienen, hay otras que no. Lo mejor, en todo caso es evitarlas siempre que sea posible. Veamos cómo va cada una:

  • Comisión de apertura: Esta comisión es aplicable durante el pago del préstamo. Se trata de un porcentaje del total del préstamo, que en general se mantiene entre un 1% a 2.30% del total crediticio.
  • Comisión de cancelación anticipada o parcial: Como su nombre indica, es una comisión que debemos pagar si nos retiramos antes del préstamo.

Generalmente, la comisión de apertura es con lo que más suelen jugar los bancos, y es en general, lo más sencillo de evitar. Sin embargo, la comisión de cancelación no es siempre fácil de evitar.

Y es importante considerar qué tipo de comisión pagaríamos por cancelación, porque en algunos casos pueden ser muy abusivas. Por ejemplo, digamos que quieres pedir un préstamo bancario en España por 10.000 euros, pagando en 2 años un total de 11.000

Lo solicitas, y cuando vas a mitad de las cuotas, decides parar de pagar las cuotas, y cancelar todo. Es aquí donde la comisión de cancelación puede afectarte, incluso dejándote pagar los 11.000 euros igualmente, aunque el crédito solo haya durado un año. Por eso, has de comprobarlo, y evitar los porcentajes abusivos.

Otros aspectos a considerar

Estadía en la entidad bancaria

Uno de los puntos más habituales en la mayoría de bancos, es la necesidad de que el cliente tenga cierta permanencia en la entidad como cliente. Generalmente, la mayoría de bancos lo exigen como requisito, mientras que otros son un poco más flexibles.

Sin embargo, ¡Mucho ojo! Generalmente, todos los bancos que ofrecen créditos sin ser clientes de la institución bancaria, generalmente tienen un TAE más alto. Como resultado, terminamos pagando mucho más de lo que podríamos pagar generalmente.

Por esta razón, lo más razonable es hacernos clientes de la entidad bancaria antes de pedir el crédito, o hablar con el servicio al cliente de la banca, para conocer mejor qué diferencia habría si el crédito lo realizamos sin ser clientes.

Igualmente, es necesario conocer si el banco solicita algún tipo de tiempo de permanencia, o si tiene una comisión de apertura. Ambos son puntos a considerar, y que son muy importantes.

Afiliación al ASNEF

Por si no lo conocías, el ASNEF es un fichero donde figuran todos los morosos de instituciones bancarias en España. Esto, podemos verlo como un arma peligrosa para obtener nuestro crédito, porque puede que nos imposibilite el obtener un crédito de manera inmediata o a largo plazo.

Esto sucede solamente si has sido moroso con alguna insitución financiera (sin importar el monto de mora) o si quedas mal con el préstamo a solicitar. Como resultado, figurar dentro de estas listas, te hará mucho más complicado conseguir un crédito.

¿Qué es lo mejor? Pues, si ya eres moroso, lo más adecuado para tener un crédito rápido, es utilizar alguna institución crediticia que no use ASNEF o que como mínimo, no lo verifique antes de realizar el crédito. Ya os decimos que es bastante complejo, porque hoy día la mayoría de bancos revisan esta lista de morosidad para reducir sus problemas.

¿Qué instituciones para pedir un préstamo bancario en España usar?

En España existen muchísimos bancos donde podemos pedir un crédito, desde micro, hasta macro. En general, lo ideal es considerar los aspectos que os destacábamos previamente. Si consideramos todo esto, una de las opciones que os podemos recomendar para pedir un préstamo bancario en España, es el Préstamo Naranja de ING, un banco de origen holandés.

Se trata de un banco que incluso fue galardonado por el mejor préstamo personal del 2020, y que cuenta con un TAE bajísimo desde 4,06% (clientes) y 10,46% (no clientes) hasta 13,23%.

Por ejemplo, si solicitamos un préstamo por 10.000 euros, pagaríamos un total de 11.047,20 euros. en un plazo de 5 largos años.

Además, no tienes comisiones, el TIN va desde 3,99%, el plazo va desde 12 meses a 7 años y no incluye ASNEF. En cuanto a los límites, son desde 6.000 euros, hasta 60.000 euros.

Deja una respuesta